martes, 21 de mayo de 2013

OSCAR WILDE A LORD ALFRED DOUGLAS


 
Oscar Wilde y Alfred Douglas





Mi querido niño,
     Tu soneto es un encanto y es una maravilla que esos labios de rosa que tienes estén hechos para la música de la poesía no menos que para la locura de los besos. Tu sutil alma dorada camina entre la pasión y la poesía. Sé que Jacinto, a quien Apolo amó tan locamente, eras tú en tiempos de los griegos. ¿Por qué estás solo en Londres, y cuándo vas para Salisbury? Ve y refresca tus manos en la penumbra gris del gótico, y ven aquí cuando quieras. Es un lugar encantador, sólo le faltas tú, pero primero ve a Salisbury. Siempre con inmortal amor,
Tuyo,      
                                           OSCAR



[Traducción de Vicenc Tuset]

2 comentarios:

  1. Pensar en su amor, me trasmite miedo, al mismo tiempo valentía. Ay Wilde :/

    ResponderEliminar